Una chica tech

Tal y como dice la biografía de mi blog, me encantaba lidiar con cables coloridos, el olor a estaño y casi cualquier cosa relacionada al circuitaje y a las matemáticas, lo que de inmediato me hizo pasar a formar parte de un grupo poco poblado: el de las mujeres que trabajan con tecnología. Si bien en las aulas de electrónica éramos ya minoría, cuando terminamos el bachillerato esa minoría se decantó, dejando otros campos como la programación o la electrónica, casi desiertos. Las matemáticas se me daban bien, así que me incliné por lo técnico, quería ser ingeniera electrónica, pero la cosa se dificultó cuando en aquel entonces solo existían dos universidades en mi país donde podía asistir, en un horario que no me permitía laburar y también estudiar al mismo tiempo. Por esas cuestiones de la vida un día decidí que quería ser ingeniera informática, al principio trabajé con servidores, cables de red y conjuros en líneas de comandos sobre pantallas negras. Por supuesto, en mi primer trabajo, era la única (y primera) mujer en ese puesto.

  1. El proyecto ulteasrcreto lo descubred ayer en la web de kireei, a la que amparo muy sabiamente me ha enganchado. Felicidades tanto a kireei por la inspiracif3n que ofrece y a ti por la felicitacif3n a las cosas bellas que transmites. besets

Querés dejar un comentario?